viernes, 20 de noviembre de 2015

A MI AMOR SE LE OLVIDO NACER.




Ser feliz puede ser algo tan dulce como morir después de un beso, puede ser algo tan suave como las manos del viento,
puede ser algo tan simple como rezarle a Dios en un templo,
o algo tan imposible como tenerte a ti, por ejemplo.
Cuando estoy triste pienso en ti;
porque recuerdo todos los momentos que pase contigo.
Cuando quiero que alguien me escuche pienso en ti;
porque recuerdo todo lo que me escuchaste decir.
Cuando quiero abrazar pienso en ti;
porque recuerdo todos los abrazos.
Pero ahora que tu no estás conmigo y pienso mucho en ti, solo me pregunto algo:
¿y tú que piensas de mí?

Dime tú... 
Cómo no quererte, si te pienso todo el día...
Cómo no añorarte, si te quiero junto a mí...
Cómo no buscarte, si sin conocerte bien me haces falta...
Cómo no soñarte, si te acaricio hasta en sueños...
Cómo no sentirme perdida, si hay veces me dejas en la nada...
Cómo no querer acariciarte, si la brisa siempre lo hace...
Cómo no enamorarme, dime cómo si he depositado mi esperanza en ti.

Fue tan poco el tiempo para amarte que parece no hubiera sucedido
Pero está aquí mi corazón herido sufriendo solo al recordarte.
Efímero sueño concluido amargo pesar ahonda la pena
Qué triste cruel condena buscaré refugio en el olvido.
El olvido tarda, lentamente pero llega y el corazón parece conformarse,
En el fondo del alma una voz clama más no hay corazón donde abrigarse.
norfipc